Hackeando el reino de los sueños

John Murdoch se despierta a medianoche tumbado en la bañera de un hotel, aquejado de una grave amnesia que le impide recordar su pasado, exceptuando pequeños retazos de un idílico y soleado lugar donde se supone que pasó su niñez. Pronto descubrirá que la ciudad es manipulada mientras duerme por un misterioso grupo llamado ‘Los Ocultos’ que acceden a los sueños y cambian la realidad. 

Dark City, como el Origen, es una película de culto que nos presenta el mundo de los sueños como la puerta para la manipulación del pensamiento de manera inconsciente dentro de una falsa consciencia.

El sueño es un fenómeno fisiológico universal en que se caracteriza por cambios en la actividad fisiológica y una menor respuesta ante estímulos externos. La principal función del sueño es reparar el organismo para poder seguir la vida en condiciones óptimas.

Durante el sueño procesamos nuestras memorias y emociones diarias.

La falta de sueño duplica las probabilidades de cometer errores de mantenimiento y triplica la cantidad de fallas en la atención.

Un grupo de investigadores del MIT Media Lab han desarrollado una técnica revolucionaria que han llamado incubación de sueños dirigidos (TDI).
Cuando empiezas a dormirte, entras en el estado semi-lúcido también conocido como hipnagogia.

El TDI aprovecha la condición de hipnagogia, que permite manipular y dar forma a las interacciones y resultados del sueño, permitiendo la incorporación directa de datos en el contenido del sueño de un sujeto, modificándolo de manera controlada.

“Y en la profunda oscuridad permanecí largo tiempo atónito, temeroso… soñando sueños que ningún mortal se haya atrevido a soñar jamás” –  Edgar Allan Poe

Aunque una porción de sueños ocurre durante la hipnagogia, la mayoría de los sueños tiene lugar durante el sueño de movimiento ocular rápido (REM) más profundo e intenso. El estudio de la interrupción de la hipnagogia ha permitido a los investigadores descubrir una ruta secundaria para dar a los durmientes la capacidad de crear su contenido de ensueño.

Este dispositivo de seguimiento de sueños del MIT llamado Dormio, permitiría modificar el contenido de los sueños en base a la información deseada y, según los investigadores, ya ha sido probada y confirmada su capacidad de alteración del sueño.

Soñar puede liberar una creatividad sin explotar que se encuentra en pensamientos inconscientes o incluso inacabados. Así mismo, podría ayudarnos a hacer frente a eventos traumáticos y conflictos internos no resueltos con imágenes sin ansiedad durante el estado de hipnagogia.

Pero también puede enterrarnos en un mundo de pesadilla o alterar el concepto de mundo que tenemos.

Hackear el sueño puede resultar tan interesante como aterrador. De nuevo, la tecnología nos pone ante el dilema de la ética y la moral.

¿Podremos dormir esta noche y no pensar que, tal vez, alguien está modificando nuestros sueños para hacernos vivir una realidad controlada?

A %d blogueros les gusta esto: